Acerca del carácter igualitario y democrático del Protocolo

El_juramento_de_las_Cortes_de_Cádiz_en_1810

Cuestionar el protocolo está de moda. Pero nadie evita utilizarlo cuando de su propia persona se trata.

¿Por qué se cuestiona hoy en día el protocolo?. Estos días todos los magníficos blogs de protocolo existentes hablan del asunto planteando medidas prácticas para tratar de resolver males mayores como que la imagen del Estado se vaya al garete. Todos los compañeros han planteado cuadros DAFO (debilidades-fortalezas) relacionados con el mismo.

A todos esos planteamientos realizados por los compañeros protocolistas y protocoleros debemos añadir otro:  se desconoce que el protocolo es el mecanismo que más y mejor fomenta la igualdad entre los ciudadanos y supone el reconocimiento de los valores democráticos de mérito y capacidad.

Es demagógico considerar en democracia todos somos iguales sin importar los méritos realizados por las personas o las capacidades de cada uno. Es una falacia propia de tiempos y regímenes comunistas.

Hoy en día, en aras de la pretendida igualdad, vemos imágenes esperpénticas en nuestras Instituciones, sobretodo en las superiores, que nos llevan a la consideración de república bananera (con mis excusas por adelantado para las repúblicas bananeras, muchas de las cuales parecen hoy en día estar mejor que nosotros).

Ser iguales no significa carecer de educación y tratar a todo el mundo de tu, en aras a una utopia progresía. Ser igual no significa tener derecho a sentarse, permanecer o ir primero, saltarse la cadena establecida o «pasar» de todo poder establecido. Ser igual no significa estar por encima de los demás. Ser igual no significa no escuchar a los demás por ser mi razón la única válida.

Ya antes he defendido que el protocolo debe contemplarse, en tiempos en los que la auctóritas está totalmente defrenestada, como una mera manifestación de la potestas, es decir, de la detentación de una determinada porción de poder del Estado adscrito a un determinado cargo.

Hablar hoy en día de Derecho ceremonial en España, supone miradas inquietantes en los receptores por un total y absoluto desconocimiento de la historia del ceremonial y del protocolo. Y hablar de derecho protocolar supone en sus ojos ¡terror absoluto!

Precisamente el protocolo surge como algo diferente y diferenciado del ceremonial de las Casas Reales y de las Cortes europeas. Al menos en España, el Protocolo surge y se desarrolla específicamente en los momento en que no ha existido una Monarquía al frente de la Jefatura del Estado, o ha existido una monarquía, llamémosla «diferente». Me explico:

  • Surge con las Cortes de Cádiz, cuando es preciso comunicar a los ciudadanos dónde se encuentra el poder. En esta época, no hay internet, no hay medios de comunicación, no hay televisión ni radio… La única forma de representar el poder es mediante el protocolo, que se diferencia del ceremonial en que son autoridades, llamésmoslas «civiles», las que participan en las ceremonias del Estado
  • Se desarrolla en menor medida con los monarcas no borbónicos: José Napoleón I (al que seguimos empeñándonos erróneamente en llamar rey intruso) y con Amadeo de Saboya.
  • Tiene su mayor proyección durante las Repúblicas y por supuesto durante la Dictadura de Franco, por su necesidad le propaganda y legitimación.

Que no so sorprenda cuando os digo que en el siglo XIX también se rechazaba el protocolo por considerarse una imitación de los usos de la Monarquía.

Siempre habrá protocolo, tanto si tenemos una monarquía como si tenemos una república, porque el protocolo es necesario para evitar problemas

Forma de citar esta entrada:

SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Dolores del Mar, «Acerca del carácter igualitario y democrático del Protocolo», www.cerepro.hypotheses.org, DOI 08/04/2016


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.