Reyes y Presidentes. Iguales ante el protocolo… ya desde hace tiempo

180px-Alice_Roosevelt_LOC_USZ_62_13520alfonsoxiiiurdes

Diario Universal, el 27 de julio de 1905:

«El Rey de España (Alfonso XIII), con las impaciencias naturales de su mocedad, va y viene de excursión en excursión, viendo los pueblos y ciudades de su Monarquía, solazándose en los campos que atraviesa, con su chauffer al lado, sin Ministro responsable que le haga compañía en estas expansiones que, en verdad, no tienen nada tienen asuntos de Estado.

Alicia Rosevelt, la hija del presidente de la República yanqui, también viaja.

Ha llegado a la capital del Japón, acompañada del Ministro de la Guerra de su país. Con tal compañía ha sido recibida como si su frente ciñera una corona; como si fuese Soberana o de realesca familia.

El contraste tiene demasiado relieve para que una pluma periodística no lo recoja.

Las Monarquías se liberalizan; los Reyes hereditarios quieren despojarse de la pesadumbre de la etiqueta, de las trabas de la tradición y la ceremonia; quieren gozar la libertad hermosa que disfruta el más humilde de sus súbditos; quieren ir y venir libremente, como cualquier ciudadano, sin uniforme ni séquito, sin que las gentes se agrupen a su paso.

Las Repúblicas se aristocratizan; los presidentes y sus mujeres y sus hijas, salidos de la plebe, encumbrados a lo más alto por el talento, el esfuerzo o el azar, quieren gozar, mientras les dura el alto poder en las manos la consideración de Reyes. Como Reyes vivieron y se ofrecían al pueblo algunos Presidentes de la República francesa; como Rey absoluto manda y gobierna en México Porfirio Díaz y gobernó Krüger en el Transvaal; como Princesa heredera va la hija de Roosevelt, acompañada de un Ministro responsable, al Japón, a admirar a los nipones y a ser recibida por un Monarca de derecho divino, que entregado a engrandecer su pueblo, comienza a democratizarse y a olvidar que procede directamente del cielo».

Nada nuevo bajo el sol. Más de un siglo ha pasado desde esta noticia, pero bien hubiéramos podido leerla esta mañana en uno de nuestros diarios de tirada nacional. Lo cierto es que el Ceremonial y el Protocolo seguirán vivos mientras haya un poder político, porque sirven para relacionarnos, y para comunicarnos. Ceremonial y Protocolo son la marca de las Instituciones. La marca será mejor o peor en función de la imagen que se transmita. Pero la marca de marca de las Instituciones siempre estará ahí… mientras existan Instituciones, claro.

Dolores del Mar Sánchez González

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.